Buceando en la web…

…Nos encontramos una reseña de nuestro libro “Construyendo Comunidades: reflexiones actuales sobre comunicación comunitaria”, que fue publicada en el portal de la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal.

Reseña “Construyendo comunidades. Reflexiones actuales sobre comunicación comunitaria” de Área de Comunicación Comunitaria

Isabel Andara ; Quórum Académico 2014.

 

Anuncios

Entrevista a João Paulo Malerba

Daniel Villagara es egresado de nuestra Facultad, un “Licenciado trotamundos” que tuvo la oportunidad de entrevistar a João Paulo Malerba y nos ofreció esta pieza para que la compartamos en nuestros espacios sociales.

Por una nueva Ley de Medios en Brasil

Conversación con João Paulo Malerba

Graduado de la Escuela de Comunicación, de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Profesor, periodista e investigador del Laboratorio de Estudios de Comunicación Comunitaria. Miembro de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias – AMARC Brasil.

 

 

foto_João Paulo Malerba-300x225

En un artículo publicado en el libro Comunidad y Contra-hegemonía, Malerba asegura que “la comunicación comunitaria es una de las áreas de la comunicación social que más ha sido debatida en medios académicos brasileros en los últimos años”. Es categórico al asegurar que “la comunicación comunitaria, en Brasil  y en América Latina, posee la particularidad que permite definirla como una respuesta política de determinadas partes de la población con realidades de injusticia social y desigualdades en el acceso a la comunicación regional”, lo cual no lo vuelve acrítico de la actual realidad de las radios comunitarias. Entonces, considera que uno de los problemas enfrentados por muchas radios comunitarias brasileras es la baja participación de los miembros de la comunidad. Por eso nos invita a pensar que existe un “medio comunitario ideal” y un funcionamiento real y posible de estos medios. Y que la presencia misma de los términos “comunitario” y  “medio comunitario” acaba evocando todas las promesas que comúnmente son conferidas a las posibilidades de la comunidad: organización armónica de intereses entre sus individuos; utilización integral de las herramientas sociales; reservatorio sustancial de valores; y en ese punto, ya estaríamos hablando no solamente sobre los medios comunitarios, sino más bien del sistema de medios en Brasil.

— ¿En qué contexto institucional se encuentra Brasil respecto a sus medios de comunicación?

El panorama del caso brasilero es una vergüenza, en comparación con otros. En 2012 hice una investigación comparando diez leyes de América del Sur, y Brasil tiene la ley más restrictiva en algunos puntos: sustentabilidad económica, alcance, potencia  y plazos de otorgamiento de licencias. Si uno tiene que hacer un marco, existe una Ley de Radiodifusión, en realidad es Ley de Telecomunicaciones, código brasilero de telecomunicaciones del año 1962.

En ese momento, Brasil tenía un gobierno de izquierda, João Goulart (Jango), y era un momento donde en Brasil se estaba intentando hacer unas reformas, inclusive la reforma agraria, reforma urbana y del derecho a la ciudad de aquella época. El Congreso que ya era bastante conservador, creó una ley, propuso un código (Código de las Telecomunicaciones), del cual Jango vetó ochenta artículos que eran conservadores; y esos vetos fueron vetados nuevamente por el Congreso. Entonces, Brasil tiene un código bastante conservador, que no preveía radios comunitarias (incluso habiendo radios alternativas, ligadas a la Iglesia Católica).

Este código preveía radio y televisión comercial y estatal, por lo que las radios que surgieron en esa época eran clandestinas. Eso fue en el 1962, y en 1964 comenzó la dictadura militar en Brasil que duró hasta 1985. A partir de ahí hubo un proceso de censura de los medios muy fuerte y persecución política. En la década del ‘60 y ‘70 hubo un proceso de retroceso de la sociedad brasilera. Ahí comenzaron a surgir las radios comunitarias, todavía sin ese nombre, más bien radios libres. Muchas surgieron con una perspectiva más juvenil, de experimentación técnica, sin un perfil político.

— ¿Cómo es que en tiempos de dictadura, nacen nuevas radios?  

En la década del 1980, se comenzó a vivir un relajamiento de la dictadura. En ese momento nace el proceso de las radios libres en Brasil, todavía sin el nombre de radios comunitarias. Se hacen una serie de experimentos. Las radios eclesiásticas y las radios educativas ligadas a la Iglesia Católica -surgidas en la década del 1960- perduraron. Eran radios principalmente AM, que pertenecían a la Iglesia, de las cuales las comunidades hacían un uso educativo.

Esto persistió en la década del 80. Hubo una presión por parte de las radios libres -muy ligada a las universidades- un movimiento muy fuerte en Sao Paulo y después en Rio de Janeiro; al mismo momento que había un movimiento de presión por el retorno de la democracia. Ese proceso fue muy importante por la presión de los medios comunitarios, medios libres. En fin, en la década desde 1980 al 1990 hay una ampliación de las radios libres y comunitarias. Desde ahí, ya se comienza a tener una perspectiva de estas radios, debiendo mucho a los medios eclesiásticos. Paulo Freire va a tener un impacto muy fuerte en ellas, ligado a la educación de base, de alfabetización y concientización política. Todo ese movimiento, fue muy importante para la reapertura democrática.

— ¿Qué diferencia a una radio comunitaria de una radio libre, de una comercial o estatal?

Las radios libres y comunitarias se comenzaron a diferenciar primeramente por ese perfil: la regulación. Las radios libres querían una regulación mínima y las radios comunitarias ya entendían que tenían una serie de modelos de leyes en Latinoamérica, principalmente la de Colombia que era la ley más avanzada de la época.

Entonces, en la década del 90 hay una separación del movimiento: las radio libres quedaron un poco aparte y quedó un movimiento de radios comunitarias muy fuerte; con una orquestación con los movimientos de América del Sur, ya con una presencia fuerte de AMARC, que trae esa idea de las radios comunitarias ligadas a la organización y a las actividades  comunitarias. Ahí hay que hacer un paréntesis: en 1994 se elige un gobierno neoliberal en Brasil, Fernando Henrique Cardoso, que está hasta el 2002 y que implementó una política neoliberal muy fuerte.

En 1997 Cardoso consiguió aprobar la Ley de Telecomunicaciones. Entonces, el Código de 1962 que regía la radiodifusión y la telecomunicación, fue revocado. Ahí se creó una ley específica que separa radiodifusión, que continúa hasta hoy, y la Ley de Telecomunicaciones de 1997, que permite la privatización.

La verdad, el objetivo era la privatización de las telecomunicaciones; lo que fue una vergüenza porque fue vendida al precio de bananas. Toda la estructura de telecomunicaciones de Telebras fue entregada para el mercado. En 1998 se obtuvo la aprobación de la Ley de Radiodifusión Comunitaria, que la ley de 1962 no preveía. Aclaremos que en 1988 hubo una reforma de la Constitución que tenía cinco capítulos muy avanzados para la comunicación social. Uno de los capítulos separa y habla de una complementariedad entre los medios públicos, estatales y privados. O sea, en nuestra Constitución, la comunicación comunitaria no está prevista.

Lo que el movimiento de medios comunitarios revindica, es que sea entendida como un medio público, no estatal ni privado. La Ley de Radiodifusión Comunitaria de 1998 surge dentro de ese movimiento neoliberal. La gente tenía siete proyectos de ley, que se condensaron en uno solo, que fue retocado (destruido) por el Congreso Nacional. Justamente, para que las radios comunitarias no interfieran la concurrencia de las radios comerciales.

A partir de entonces, ¿en qué condiciones legales se tienen que desenvolver las radios comunitarias?

En verdad, tenemos una Ley muy restrictiva. Fue hecha para bajar el movimiento de las radios libres y comunitarias en todo el Brasil. La Ley vino para controlar esa eclosión: Impide cualquier tipo de publicidades, solamente da el formato de apoyo cultural; no se pueden dar direcciones, ni teléfonos, no puedan brindar servicios. Muy restrictivo, entonces las publicidades viraron para las radios comerciales locales. Eso hizo que la realidad de hoy de las radios comunitarias sea bastante precaria: no sólo en la perspectivas de la sustentabilidad, sino que tienen 25 watios de potencia, más o menos 1 kilómetro de radio; la altura de 30 metros de la antena.

Una de las cosas importantes que no dije, es que la radio comunitaria puede ser solo FM. Entonces, tiene un alcance restricto. Los plazos de otorgamiento de licencia son, en principio, de tres años, y pasó a ser de diez años, con la posibilidad de ser renovada. No existe ningún tipo de previsión de fondo para las radios comunitarias, nunca hubo ningún fondo público y ningún fomento en la perspectiva de capacitación. En un escenario, reitero, de persecución muy fuerte sobre las radios comunitarias, antes y después de la Ley.

Para dar una dimensión del problema, entre el 2002 y 2013 hubo 13 mil clausuras de radios, un promedio de tres radios por día. También un proceso lento de otorgación de licencias. Hoy en Brasil hay 4.500 radios comunitarias con licencia, que es un número bastante expresivo. Entonces, había mucha burocracia, pero quien consigue tener un “padrino político”, consigue más rápido el otorgamiento de la licencia. Entonces, las radios comunitarias que tenían una relación más fuerte con la comunidad no consiguieron llegar a la licencia.

 

— ¿Qué pasó en los años que estuvieron “Lula” y Dilma?

En 2002 tenemos la entrada del gobierno de Luiz Inácio “Lula” da Silva, hasta el 2008, y después el gobierno de Dilma (Rousseff). El gobierno de Lula fue una gran decepción para el movimiento de radios comunitarias, pues la persecución no disminuyó, inclusive aumentó, y no hubo ningún cambio en la Ley. Además del Legislativo, no hubo desde el Ejecutivo ninguna propuesta para mejorar esa Ley de Radiodifusión Comunitaria, y mucho menos se alteró la Ley de Radiodifusión del 1962, por la presión de los grandes medios hegemónicos. Eso pasó inalterado en el gobierno de Lula.

En el gobierno de Dilma, en el primer mandato, tiene una pequeña mejora, principalmente en la desburocratización del proceso de otorgamiento de licencias. Antes era necesario 33 documentos para recibir la licencia, que fueron reducidos a 7. El trámite ahora es más simple, eso fue en el 2011. También hubo una disminución en la persecución a partir del gobierno de Dilma.

La lectura que podemos hacer es una lectura con controversia: no es simplemente porque el gobierno de Dilma apoyó las radios comunitarias, sino porque  las restricciones a las radios comunitarias eran tan grandes, que hubo una disminución de la creación de radios comunitarias.

Ahora, con el gobierno de facto de Temer, ¿cuál es la situación del movimiento de radios comunitarias en Brasil?

Se vive un momento de crisis de las radios comunitarias en Brasil, por una serie de factores, entre ellos el factor Estatal; que tiene una Ley restrictiva. A lo largo del gobierno de Lula y Dilma hubo una presión de la sociedad civil para modificar la Ley, un proceso muy parecido al de los “21 puntos básicos para el Derecho a la Comunicación”, como se desarrolló en Argentina.

La verdad es que lo que sucedió en Argentina fue muy importante para Brasil, fue un soplo de esperanza, una presión internacional para tener un cambio en la Ley brasilera; en la ley uruguaya, la ley boliviana, la ley argentina, la ley venezolana y la ecuatoriana; todo eso presionó al Estado brasilero, pero no fue hecho. Por otro lado, la gente ya tiene un proyecto de Ley, que es el PLIP (Proyecto de Ley de Iniciativa Popular), donde hay una carta con iniciativas para la comunicación.

Muchos puntos son parecidos con la llamada Ley de Medios de Argentina, en el sentido de la perspectiva de democratización del escenario. Eso, a partir de la crisis de 2011 y 2012, cae al piso. Hay un proceso de desmovilización de la sociedad civil porque la gente entiende que el Congreso está imposible. Ya en el gobierno de Lula era un momento en que había  mayoría en el Congreso. El análisis que hacía el gobierno de Lula, era que la Ley no pasaría en el Congreso. Entonces, a partir del 2013 y después del golpe de Temer, no hay un ambiente para cambiar la Ley. Ahora, lo que hace el movimiento es frenar todo retroceso.

Un punto importante en el gobierno de Lula, es que hizo un Plan Nacional de otorgamiento de licencias, con la idea de abrir el escenario. Un plan técnico. Lo que acontece, es que Brasil está dividido por regiones, esas regiones fueron mapeadas para ver cuántas radios comunitarias caben allí. Eso fue hecho sin ningún criterio. El plan consiguió una especie de regularidad en el otorgamiento de licencias. Eso es una de las primeras cosas que el gobierno de Temer hizo: acabar con el Plan Nacional de otorgamiento de licencias.

Nota al margen

De la conversación con João Paulo quedó claro que existen similitudes y diferencias en cuanto a la relación sistema de medios de comunicación, construcción de poder popular y el poder del Estado: tanto en Brasil como en Bolivia, las radios libres y comunitarias formaron parte de la resistencia a los golpes militares.

También quedan algunas conclusiones: la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en Argentina fue el resultado de un cúmulo de intentos en otros países latinoamericanos de desalambrar el latifundio mediático.

Al finalizar la charla con Malerba, recordé una palabras del venezolano Emilio Modesto Guerrero, dichas antes de presentar su libro Medios y poder en Venezuela. Pregunté entonces si podrían hacer una comparación entre los medios comunitarios de Venezuela y Argentina, y él me dijo: “Son contrapuestos. Sería muy útil, muy bueno que en los 320 medios de Venezuela  estuvieran participando profesionales del periodismo o de la comunicación social, o estudiantes avanzados de esas carreras, y no es así. El 90% no lo son, son militantes, están estudiando o han aprendido. En Argentina —vale para el caso Brasil—, los medios comunitarios son de corto alcance, pero son todos profesionales  y encontrarás trabajos bien elaborados. Pero acá —por Argentina—no hay revolución” —y en Brasil tampoco.

Por lo menos existe esa forma más conocida de disputa por el Estado: hay resistencia en las calles, hay movimientos de diversas índole que confluyen en una crítica al Estado patriarcal, latifundista, católico, y con una corrupción que desborda por los lugares donde se celebran los negocios entre empresas y funcionarios de Estado.

Hay condiciones de pobreza y de violencia social ligada a la falta de oportunidades y alternativas, y la marginalidad social que duerme en la calle. En suma, hay condiciones para que Brasil se abra hacia un nuevo régimen. Por lo pronto, por más que en las calles se diga “fuera Temer”, Temer sigue. Mientras tanto, las próximas elecciones en 2018 se acercan.

Lic. Mario Daniel Villagra

mariodanielvillagrasegovia@gmail.com

http://villagramd.blogspot.com.br/

 

Imagen obtenida en: www.redeco.com.ar

Marianela Morzán: “Consideramos de vital importancia que la Universidad se involucre en un debate como la alimentación”

marianela_morzan-300x167

Marianela Morzán es graduada en Comunicación Social de nuestra Facultad y es co-directora del Proyecto “Hablemos con la boca llena: Soberanía Alimentaria y Comunicación Comunitaria”, que lleva adelante un equipo de trabajo integrado por docentes y estudiantes del Área de Comunicación Comunitaria de FCEDU-UNER. En diálogo con unernoticias, Morzán contó detalles del proyecto, que surgió en 2013 con la intención de “brindar un marco de formalidad a un trabajo de extensión que compartimos integrantes de distintas organizaciones, preocupados por la producción y el consumo de alimentos“.

¿Qué tiene que ver la comunicación con la alimentación? Mucho. La premisa del proyecto –según cuenta– es en primer lugar, a partir de distintas estrategias de comunicación comunitaria, “reflexionar junto a diferentes actores de la comunidad sobre los alimentos, su producción, circulación y consumo a nivel local y regional”. A partir de allí, “buscamos visibilizar el trabajo de productores locales de la agricultura familiar y aquellos que producen agroecológicamente y, a través de la comunicación, aportar en el agregado de valor de sus productos. Debido al importante rol social que cumple la Universidad en el espacio social, consideramos de vital importancia que se involucre en un debate tan determinante para el desarrollo social de las comunidades, como lo es la alimentación“.

En ese sentido, el puntapié central es ese: preguntarse, como si fuera la primera vez, qué estamos comiendo, de qué producción; para encontrar que es una preocupación que nos alcanza a todos como sociedad. Y allí la Universidad aparece como un actor estratégico.

Taller con productoras y productores de Villaguay, Villa Urquiza, La Paz y Paraná.
Soberanía Alimentaria es, justamente, el “derecho de cada pueblo a definir sus propias políticas y estrategias de producción, distribución y consumo de alimentos, a fin de garantizar una alimentación cultural y nutricionalmente apropiada”, aseguró Morzán. Con ese horizonte, “Hablemos con la boca llena”persigue “vincular agricultores familiares de Paraná y Santa Fe y localidades aledañas, escuelas agrotécnicas y extensionistas, con el fin de generar conocimientos en torno a la temática, central para el desarrollo económico regional, aportando estrategias comunicacionales para una identidad visual que recupere las cualidades de los productos” a raíz de la “exigua valorización de su trabajo”.

Talleres
“Hablemos con la boca llena” desarrolla actividades que buscan agregar valor a la producción de agricultores familiares y productores artesanales, mejorando sus estrategias de comunicación con las comunidades. Trabajan conjuntamente con la Agencia de Extensión Rural de INTA Monte Vera (Monte Vera); la FM 98.5 Voces de la Costa (Arroyo Leyes), la FM 100.1 Frecuencia Integrada (Ángel Gallardo); Radio Barriletes de Paraná, y las Sedes de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación de Santa Fe y Entre Ríos. “Las herramientas comunicacionales permiten aumentar su visibilidad, dar a conocer los valores y aspectos positivos de sus productos, fortalecer su identidad grupal, destacar a las ferias como espacio de comunicación y comercialización, entre otros objetivos”, subrayó Morzán.

soberanía_alimentaria-750x330.jpg

De la serie de talleres que llevan adelante actualmente en Santa Fe y Paraná participan productores de: Ceres, Hercilia, Arroyo Leyes, Recreo, Monte Vera, Ángel Gallardo, Pellegrini, Rincón y Santa Fe; y de La Paz, Paraná, Victoria, Villaguay y Villa Urquiza. “Entre las preocupaciones planteadas –relató– se encuentran la sostenibilidad de la participación en las ferias, cómo insertar los productos en otros espacios, cómo comunicarse con la comunidad para que conozca y valore el trabajo y les compre, cómo mejorar la presentación de los productos y promocionarlos o cómo lograr que la gente incorpore la costumbre de comprar en ferias locales. El trabajo se realiza teniendo en cuenta los valores de la soberanía alimentaria y la economía social”.

¿Quién alimenta al mundo?
La soberanía alimentaría es un concepto desarrollado por Vía Campesina y llevado al debate público en ocasión de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación celebrado en Roma en el 1996. Desde entonces, ha sido tema de debate agrario internacional, inclusive en el seno de las Naciones Unidas, ofreciendo una alternativa a las políticas neoliberales.
Vía Campesina es un movimiento internacional que coordina organizaciones campesinas, pequeños y medianos productores, mujeres y comunidades indígenas, gente sin tierra, trabajadores agrícolas inmigrantes. En un documento de 2003, la organización denuncia que “las políticas neoliberales destruyen la soberanía alimentaria. Las políticas neoliberales priorizan el comercio internacional, y no la alimentación de los pueblos. No han contribuído en absoluto en la erradicación del hambre en el mundo. Al contrario, han incrementado la dependencia de los pueblos de las importaciones agrícolas, y han reforzado la industrialización de la agricultura, peligrando así el patrimonio genético, cultural y medioambiental de la planeta, así como nuestra salud”.

La Lic. Morzán contó que uno de los dispositivos con el que trabaja el Proyecto en una intervención titulada “¿Quién alimenta al mundo?”: una serie de dibujos desarrollada por el ilustrador Carlos Sánchez, que sintetiza los diferentes procesos en la producción de alimentos desde la cadena industrial y desde las redes campesinas. Esa serie de dibujos se monta junto a una serie fotográfica que muestra a diferentes familias del mundo con los alimentos que consumen durante una semana, buscando interpelar a las personas respecto a la producción, la alimentación y el ambiente.

La producción y la alimentación en nuestra región
El Proyecto reunió datos oficiales que diagnostican la realidad regional, antes de iniciar las primeras actividades. Morzán comentó que “según estudios brindados por el INTA, las condiciones agroecológicas, la diversidad sociocultural y la presencia de grandes centros urbanos, hacen que la Zona Litoral Centro presente características particulares en torno a sus sistemas productivos y centros urbanos. Más específicamente en las zonas lindantes al río Paraná, la producción se caracteriza por una relativa diversidad entre la cual se destaca la frutihorticultura, la pesca artesanal y la ganadería de islas -estas últimas con fuerte arraigo cultural y la apicultura, que se inscribe como actividad complementaria en toda la zona”.

Asimismo, “según datos brindados por la Secretaria de Agricultura Familiar, este sector se caracteriza por ser un tipo de producción donde la unidad doméstica y la unidad productiva están físicamente integradas. La agricultura es un recurso significativo en la estrategia de vida de la familia, que aporta la fracción predominante de la fuerza de trabajo en la producción y ésta se dirige tanto al autoconsumo como al mercado, formal e informal”.

Según la información brindada, tanto por INTA como por la Secretaria de Agricultura Familiar, “en nuestra zona el acceso de la población a los alimentos de la producción primaria es desigual dentro del territorio, incluso existen zonas que no alcanzan a cubrir sus necesidades alimentarias básicas”.

Desde “Hablemos con la boca llena” se apunta entonces a preguntar: ¿quién/es producen, para quién/es se producen, qué se producen y por qué?. “El punto está en que el modelo productivo de alimentos imperante no ha dado solución al problema del hambre en el mundo, porque dentro del universo de posibles producciones que implican alimentos, este modelo se acota a aquellos que generan alta rentabilidad y productividad.

Esta realidad posibilita la expansión de monocultivos en detrimento de la biodiversidad, y por lo tanto, de la calidad alimentaria de la población. Se reemplazan, en función de la rentabilidad, superficies destinadas históricamente a la producción intensiva, por producciones de tipo extensivo; así como también se traslada el modelo tecnológico productivista a importantes producciones, que se convierten en monocultivos rentables”.

En definitiva, “la concentración acelerada del sistema agroalimentario en unas pocas empresas multinacionales hace que esta decisión tan fundamental como lo referido a la cuestión alimentaria, se encuentre manipulada por quienes controlan el mercado”, sostuvo Morzán de manera contundente.

Contacto: Lic. Marianela Morzán | marianelamor@yahoo.com.ar | soberaniaycomunicacion@gmail.com

Fuente: Unernoticias

 

La comunicación es un valor para los agricultores familiares

A partir de un proyecto en terreno de integrantes del Área de Comunicación Comunitaria y organizaciones estatales y sociales, se desarrollan actividades que buscan agregar valor a la producción de agricultores familiares y productores artesanales y mejorar sus estrategias de comunicación con las comunidades

Se trata del proyecto “Hablemos con la boca llena: soberanía alimentaria y comunicación comunitaria”, en el que hace más de tres años integrantes del Área de Comunicación Comunitaria de FCEDU-UNER se encuentran trabajando conjuntamente con la Agencia de Extensión Rural de Inta Monte Vera (Monte Vera); la FM 98.5 Voces de la Costa (Arroyo Leyes), la FM 100.1 Frecuencia Integrada (Ángel Gallardo); las Sedes de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación de Santa Fe y Entre Ríos.

20643276_860010697482304_2545306501368931115_o-750x330.jpg

En este marco, durante el 2017 este equipo trabaja con agricultores familiares y productores artesanales nucleados en ferias de Santa Fe y Entre Ríos, para desarrollar juntos estrategias de comunicación que les permitan aumentar su visibilidad, dar a conocer los valores y aspectos positivos de sus productos, fortalecer su identidad grupal, destacar a las ferias como espacio de comunicación y comercialización, entre otros objetivos.

En este sentido dieron inicio una serie de talleres que se llevan a cabo de manera paralela en Santa Fe y en Paraná. Participan de los mismos productores de las provincias de Santa Fe (Ceres, Hercilia, Arroyo Leyes, Recreo, Monte Vera, Ángel Gallardo, Pellegrini, Rincón y Santa Fe) y de Entre Ríos (La Paz, Paraná, Victoria, Villaguay y Villa Urquiza).

Entre las particularidades que destacan a sus producciones, los participantes destacaron que los alimentos son sanos, caseros y ricos “trabajo todo manual y casero: facturas y tortas. Utilizo mis dulces y licores caseros, huevos de mis gallinas, esencias cítricas que yo hago”, explicó una productora de La Paz quien además de panificados realiza artesanías con hoja de palma. Recuperaron además la calidad de los alimentos que son agroecológicos y se venden a un precio justo.

20728817_860010500815657_7853959056083302198_o-300x200
En el caso del grupo de productores de Santa Fe destacaron también que “lo hago con orgullo porque mantengo mi familia y compartimos trabajo y alimentación” y que “los trabajos producidos son totalmente artesanales, con técnicas propias, diseños y colores que hacen la diferencia. Tienen creatividad que le gusta al público”.

Entre las preocupaciones planteadas se encuentran la sostenibilidad de la participación en las ferias, cómo insertar los productos en otros espacios, cómo comunicarse con la comunidad para que conozca y valore el trabajo de los pequeños productores y les compre, cómo mejorar la presentación de los productos y promocionarlos, o cómo lograr que la gente incorpore la costumbre de comprar en ferias locales. Para pensar y desarrollar posibles estrategias que permitan mejorar estas cuestiones se llevan a cabo estos encuentros. El trabajo se realiza teniendo en cuenta los valores de la soberanía alimentaria y la economía social.

Los talleres continúan sus encuentros durante el mes de agosto y septiembre donde se trabajará sobre la marca colectiva, la utilización de los diferentes medios de comunicación y se producirán piezas comunicacionales que les permitirán darse a conocer más en su comunidad.

El proyecto es financiado con fondos de Proyectos de Extensión de la UNER y de la Secretaría de Políticas Universitarias en conjunto con aportes de los demás organismos intervinientes.

Fuente: Área de Comunicación Institucional FCEDu-UNER

Octubre de 2017

 

La FCEDU en el IV Conversatorio sobre contextos de encierro en Rosario

Lucrecia Pérez Campos y María Mercado participaron del “IV Conversatorio sobre prácticas culturales y educativas en contextos de encierro. Marcos jurídicos, institucionales y vitales de la educación en contextos de encierro” en Rosario | Allí, compartieron experiencias del Proyecto de Prácticas Integrales & Territorios “Universidad y cárcel: Bitácoras y nuevos rumbos”

carcel_universidad_rosario

El pasado 30 de junio tuvo lugar en Rosario el “IV Conversatorio sobre prácticas culturales y educativas en contextos de encierro. Marcos jurídicos, institucionales y vitales de la educación en contextos de encierro”. En esa oportunidad, Lucrecia Pérez Campos y María Mercado viajaron en representación del proyecto “Universidad y cárcel: Bitácoras y nuevos rumbos”.

“La experiencia como parte del equipo fue lindísima porque nos pudimos encontrar con pares en una gran diversidad, algunos eran maestros, otros profesores, algunos están dictando materias de diferentes carreras en Rosario, Santa Fe y Córdoba. Fue muy renovador y muy reconfortante”, comentó Pérez Campos.

La Lic. Pérez Campos destacó que las experiencias posibilitadas por Bitácoras y nuevos rumbos, especialmente a través de las iniciativas de Comunicación y Teatro, el Ciclo de Cine y el Taller Literario en la Unidad Penal 6 fueron evaluadas como novedosas. Además puso en valor que “nuestra provincia tiene un sistema que consiste en tener áreas educativas y referentes educativas en todas las unidades penales que en su mayoría son profesionales de Ciencias de la Educación, y son con las que nosotros interactuamos cotidianamente para la organización de nuestros trabajos”. También remarcó que fue una oportunidad para dar cuenta de un estado de la cuestión en relación a la situación de las cárceles donde hay muchas características en común. El encuentro fue una oportunidad de “pensar la complejidad que tiene la cárcel”, afirmó.

Pérez Campos también hizo referencia a los grandes esfuerzos por parte de los docentes y los extensionistas “por repensar el sentido de las cárceles, discutirlo, por estar muy cerca de las personas privadas de su libertad e intentar garantizar los derechos a la educación, la cultura de todas las formas en que se nos puedan ocurrir”. En este sentido, además de celebrar el encuentro e intercambio, la docente remarcó la necesidad de que la Universidad se comprometa con tener y sostener una línea de educación en contextos de encierro “y que desde allí se puedan coordinar y nutrirnos todos con líneas de educación, con carreras dictadas, con otros proyectos de extensión, con actividades culturales, desde una línea concreta de trabajo en contextos de encierro”.

Sobre el conversatorio
La actividad fue organizada por el programa de Educación en cárceles de la Secretaría de Extensión de la Facultad de Ciencia Política, RRII de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y el Programa “La Facultad de Humanidades en Contexto de Encierro” de la Secretaría Académica de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de UADER. Durante la jornada se dieron cita referentes de UNR, UNL, UADER y UNER. Por la Universidad Nacional de Entre Ríos, además de la Lic. Lucrecia Pérez Campos, participó Alejandro Haimovich de la Facultad de Trabajo Social. Asimismo estuvo presente la Lic. Adelina Quartino, graduada de FCEDU y responsable del Departamento de Educación de la Dirección General del Servicio Penitenciario de Entre Ríos.

 

Fuente: Área de Comunicación Institucional FCEDu- UNER

Imagen extraída de FHAyCS – UADER

Julio de 2017

La Dra. Fasano compartió su experiencia de movilidad docente

En el marco de un programa de movilidad con España, la Dra. Fasano conversó acerca de su reciente estadía en el país europeo.

1dra_fasano-300x188
La Dra. Patricia Fasano, docente titular de Antropología en la Licenciatura en Comunicación Social y coordinadora del Área de Comunicación Comunitaria de la FCEDU-UNER, tuvo la oportunidad de realizar una estancia de dos meses en la Universidad Carlos III, una institución de gestión semipública cuya sede se ubica en Getafe, a 30 kilómetros de Madrid. Contó con la invitación del Prof. Alejandro Barranquero Carretero, docente de la Universidad Carlos III y presidente de la RICAP Española (Red de Investigación de Comunicación Comunitaria Alternativa y Participativa).

Percepciones
“No imaginaba que fuera a ser una experiencia tan potente, sobre todo porque no lo fue en lo más previsible -que es el intercambio estrictamente académico. Eso es una partecita de todo lo que es la experiencia. Vine muy entusiasmada en contagiar a otros colegas, porque eso permite resituarse en relación a un universo que es mucho más grande que el pequeño universo al que uno está acostumbrado a moverse todos los días”, destacó Patricia.

Ante un conocimiento profundamente especializado, muchas veces descontextualizado en lo que se refiere a cuestiones político culturales que está viviendo el continente europeo y que tiene que ver con la urgencia de la situación de los refugiados y la inmigración africana y de Medio Oriente, la Dra. Fasano hizo hincapié en el contraste que habilitó la estancia: “me sirvió para volver a reafirmar mi confianza en la universidad argentina, si bien es cierto que la educación universitaria se ha debilitado y la educación en general en nuestro país se ha deteriorado, aun así yo sigo reconociendo en la educación universitaria argentina un condimento que tiene que ver con un pensar situado y a la vez un pensar que incorpora líneas de pensamiento que no son sólo de acá, pero que nos permiten pensar el acá de una manera muy interesante. Me pareció que en la universidad argentina, a pesar de que en muchos sentidos continúa siendo una isla en cuestiones sociales, hacemos permanentemente un esfuerzo por pensar, por incorporar o contextualizar nuestro trabajo como intelectuales, como pensadores, como hacedores en relación con el contexto”.

Experiencia académica
Durante su estancia en España, la Prof. Fasano participó de un seminario y una asamblea de la RICAP, además de otras actividades organizadas por la red. Asimismo tuvo la oportunidad de formar parte de una clase de Metodología de la Investigación en la carrera de Periodismo y brindar una charla en el marco de un panel sobre la comunicación en Argentina. Entre otras experiencias, también visitó radio Almenara,una de las emisoras comunitarias más antiguas de Madrid.

Campus de la Universidad Carlos III
La estancia también dio lugar a que Fasano se involucrara con una de las problemáticas más importantes de la actualidad europea: “estuve muy sensibilizada con el tema de los refugiados, mi viaje en algún sentido se llamó ‘Europa en África y África en Europa’”, contó, mientras explicaba cómo esta clase de encuentros la llevó a relativizar la mirada que a veces hace magnificar las cosas y perder los contornos de la vida.

uciii_españa1-300x119

Por su parte, la estadía fue en convivencia con otros profesores en residencias universitarias, conjuntos habitacionales que son pagos para los españoles. “Lo interesante es que estás conviviendo con docentes universitarios argentinos que van a hacer cosas similares a las que vos vas a hacer en otras áreas, ahí se produce una convivencia cotidiana, de salidas, comidas, intercambio de todos los saberes necesarios para convivir, pero, también un intercambio académico, te enterás del funcionamiento de otras universidades, carreras, otro programa que armó otra persona, si es más intenso que el tuyo, tareas de investigación, de docencia, etc”, comentó. “En cuanto a cuestiones de infraestructura, el campus universitario está en una situación ideal, pero no ves personas que denoten una pertenencia a sectores más vulnerables de la sociedad, ves una clase media media alta, no hay un ingreso de otras clases sociales a la universidad, eso es una diferencia con la universidad pública argentina. Nosotros hemos podido sostener una calidad en la oferta académica y al mismo tiempo sostener la gratuidad, eso explica también por qué vienen de otros países a estudiar a la Argentina”.

Otro de los puntos sobre los que Fasano hizo hincapié fue el ejercicio del periodismo en España: “tienen desde el 2015 la Ley Mordaza que permite a la policía incautar la cámara de fotos de los reporteros gráficos en una situación que la policía considere, por ejemplo en una movilización pública. Hay 40 mil procesados por la Ley Mordaza, en el Parlamento español sólo está en discusión modificar algunos puntos”. Asimismo, la Dra. Fasano se refirió a la precarización y deterioro del trabajo periodístico, situación que conoció a través de una charla en la que estaba presente el presidente de unos de los sindicatos y un integrante de la cooperativa eldiario.es.

Los docentes interesados en conocer más sobre la experiencia pueden acceder al material que la Dra. Patricia Fasano ha dejado a disposición en la Coordinación de la Carrera de Comunicación Social.

Fuente: Área de Comunicación Institucional – FCEDu-UNER

Abril de 2017

El Carrito de las Letras sigue andando en la Unidad Penal Nº6

24 de Abril

El Proyecto de Voluntariado Universitario “Carrito de las Letras” del área Comunicación Comunitaria retomó sus actividades en la Unidad Penal Nº6 de Paraná.

Recientemente se retomaron los encuentros de lectoescritura denominados “Escribo para volar” en la Unidad Penal Nº6 Concepción Arenal de Paraná, que lleva adelante el equipo de Voluntariado Universitario en el Proyecto el “Carrito de las Letras”, del Área de Comunicación Comunitaria de la Facultad de Ciencias de la Educación (UNER). Los mismos se desarrollan los días jueves por la mañana y está previsto que finalicen en junio.

carrito-de-la-lestras

El trabajo de “El Carrito de las Letras” comenzó en 2016 con la idea de sostener y enriquecer la Biblioteca creada por este equipo dentro de la UP6, con el fin de promover –junto a mujeres privadas de su libertad ambulatoria- un espacio de encuentro, comunicación y educación a través de la lectura y la expresión literaria.
Además, el mismo equipo de comunicación comunitaria -mediante el Proyecto de Extensión Prácticas Integrales y Territorios “Universidad y Cárcel: bitácoras y nuevos rumbos”- comenzará este sábado 8 de abril, el ciclo de cine destinado a la población de la Unidad, en el cual se proyectarán películas de producción nacional. Esto será los sábados por la tarde.
El equipo de Palabreros está conformado por: Lucrecia Pérez Campos, Irene Roquel, Gretel Schneider, María Mercado, Anabel Rodas, Dominique Richard, Marina Basgall, Amilcar Zonis y Gonzalo Aizcorbe.